Internet of Things

De Departamento de Informatica
Saltar a: navegación, buscar

Internet de las Cosas (en inglés, Internet of things, abreviado IoT) es un concepto que se refiere a la interconexión digital de objetos cotidianos con internet. El concepto fue propuesto en 1999 en el Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT), donde se investigaba la identificación por radiofrecuencia en red (RFID), que permite a los objetos conectarse e intercambiar datos y tecnologías de detección por sensores.

La adopción de la Internet de las Cosas se está acelerando en el mundo debido principalmente a el crecimiento exponencial de la red que ha generado el interés para el desarrollo de aplicaciones en todos los campos, la reducción de tamaños y precios de procesadores y sensores y la reducción de costos en almacenaje y procesamiento de grandes volúmenes de información (Big Data).

Contenido

Contexto Organizacional

El concepto inicial de la Internet de las Cosas era un sistema que conecta los objetos del mundo físico a Internet, a través de sensores que se reunieron y llevaron datos a una ubicación central. Eso fue en 1999, cuando Kevin Ashton, co-fundador de la Auto-ID Center del MIT, propuso el término "Internet of things". Desde entonces, hemos visto la era de máquina a máquina, donde los dispositivos comenzaron a comunicarse con otros dispositivos. Hoy en día, la Internet de las Cosas vincula empresas, personas y tecnología en tiempo real. Se están transformando las empresas de todos los sectores de la economía y todas las industrias. Los analistas predicen que 20 mil millones de "cosas" estarán conectadas a Internet en 2020.

Rol de las personas

Para poner las cosas simples cualquier objeto que se conecte a Internet estará regido por la Internet de las Cosas. Esto podría no tener sentido para el usuario final, pero es de gran valor. Con dispositivos interconectados puede organizar mejor su vida y ser más productivo, más seguro, más inteligente y más informados que nunca.

Por ejemplo, lo fácil que será para que usted pueda empezar el día si su reloj de alarma no sólo es capaz de despertarlo, pero también es capaz de comunicarse con el cálefón para que empiece a calentar el agua. O que su SmartBand (pulsera inteligente) mantenga un registro de sus signos vitales para informarle cuando usted es más productivo durante el día. Estos son sólo algunos ejemplos, pero las aplicaciones de la Internet de las Cosas son más numerosas. En el transporte a gran escala, salud, defensa, monitoreo del medio ambiente, manufactura y todos los demás campos que se pueda imaginar serán beneficiados por la Internet de las Cosas. Quizás sea muy difícil concebir todo el sistema de la Internet de las cosas por el momento, pero se puede entender claramente por qué es un tema tan interesante en la actualidad.

Ejemplo del proceso de tres dispositivos conectados a Internet

Procesos

Antiguamente, los productos y servicios eran diseñados para funcionar en solitario y existir en un ambiente relativamente estático. Ahora, en el mundo de la Internet de las Cosas, productos y servicios deben estar conectados, poseer la capacidad de capturar datos de forma segura, transmitir órdenes a los objetos remotos, operar a escala, y evolucionar con rapidez para mantener el ritmo de las nuevas necesidades y expectativas de los usuarios.

De la misma manera, el software no fue diseñado para satisfacer las necesidades dinámicas de los usuarios de hoy en día. Esto significa cambiar la forma en que los productos y servicios están diseñados, para que puedan proporcionar información continua sobre la forma en que realmente se utilizan. También significa el desarrollo de sistemas de diseño más ágil y habilidades para responder rápidamente a las cambiantes necesidades de los clientes y del mercado.

Ejemplos

Smart Home

En palabras sencillas una casa inteligente es aquella en la que los dispositivos tienen la capacidad de comunicarse entre sí, así como a su entorno. Una casa inteligente ofrece a las personas la capacidad para personalizar y controlar el ambiente del hogar para aumentar la seguridad y la gestión eficiente de la energía. Hay cientos de tecnologías de la Internet de las Cosas disponibles para el seguimiento y la construcción de casas inteligentes. Fabricantes de productos de consumo como Belkin, Philips, Amazon y Haier ya se han establecido como empresas destacadas en este mercado.

Wearables

La tecnología vestible es un dominio muy grande y se compone de una serie de dispositivos. Estos dispositivos cubren más que nada los ámbitos de la de salud y entretenimiento. El requisito previo de la Internet de las Cosas para las aplicaciones portátiles es ser altamente eficientes en la energía o tener un ultra-bajo consumo y pequeño tamaño.

Comercio minorista

El potencial de la Internet de las Cosas en el sector minorista es enorme. Imagine que sus electrodomésticos podrán notificarle acerca de desabastecimiento o incluso pedir productos por su cuenta. Ya tenemos ejemplos de aplicaciones de la Internet de las Cosas como parte de cadenas de suministro inteligentes. Aplicaciones para rastrear bienes, intercambio de información en tiempo real sobre el inventario de los proveedores y consumidores y entrega automatizada ya existen, pero con un alcance limitado.

Smart Cities

Vigilancia inteligente, más seguridad, transporte automatizado, sistemas de gestión de energía más inteligentes y vigilancia del medio ambiente son todos ejemplos de aplicaciones de la Internet de las Cosas para las ciudades inteligentes. Estas son la solución para los problemas a los que se enfrentan las personas debido a la explosión demográfica, la contaminación, la mala infraestructura y la escasez de energía.

Salud

Salud sigue siendo el gigante dormido de la Internet de las cosas. El concepto de un sistema de salud conectado y dispositivos médicos inteligentes tiene un enorme potencial no sólo para las empresas, también para el bienestar de la gente en general, sin embargo, no ha llegado a las masas todavía.

Automóviles/Transporte

Los coches autónomos de Google son conocidos por todos. La Internet de las Cosas está haciendo el vehículo conectado una posibilidad, pero lentamente. Es un hecho bien establecido que cualquier nueva tecnología lleva por lo menos un par de años para propagar en el sector automotriz convencional. Empresas y startups están anunciando todas las tecnologías innovadoras para apoyar las plataformas de automóviles conectados.

Energía

Las redes eléctricas del futuro no solo serán inteligentes sino también muy fiables y el concepto de red inteligente se está volviendo muy popular. La idea básica detrás de las redes inteligentes es recoger datos en forma automatizada y analizar el comportamiento de los usuarios y proveedores para la mejora de la eficiencia, así como la economía del consumo de electricidad.

Ventajas y desventajas

Al igual que cualquier otra tecnología existen desafíos que hacen que la viabilidad de la Internet de las Cosas sea dudosa. La seguridad es una de las principales preocupaciones de los expertos que creen que la enorme cantidad de dispositivos conectados virtualmente y el intercambio de información puede poner en peligro la seguridad y el bienestar de las personas. A diferencia de otros episodios de hackeos que ponen en peligro la privacidad de datos en línea, los dispositivos de la Internet de las Cosas pueden abrir la puerta para que toda una red sea pirateada. Se puede estimar la cantidad de datos personales y privados que los dispositivos conectados producen una vez que están en una red. El principal reto para las empresas de tecnología de la Internet de las Cosas es averiguar cómo la comunicación en este ámbito se puede hacer realmente segura.

Véase también

La automatización del hogar es uno de los principales campos de aplicación  de la IoT.

Referencias

Herramientas personales
Espacios de nombres
Variantes
Acciones
Navegación
Herramientas